No es usted Senador, soy yo

¿Legislar videojuegos o educar a los padres?

¿Legislar videojuegos o educar a los padres?

No es usted que propone una Ley Federal de Clasificación de Videojuegos, soy yo quien cree que la iniciativa que presentó es tramposa y que no, como dice, sólo busca que existan etiquetas que adviertan a los padres sobre el contenido de los videojuegos.

Es posible que la legislación que promueve sea bienintencionada como padre pero, y como ocurre como muchas decisiones de un padre, ocasionalmente no tienen fundamento ni se realizan con la suficiente información. En fin, que a veces hablan sin saber.

Me preocupa, en primer lugar, que durante su discurso de presentación de la iniciativa en el Senado, el martes 11 de diciembre, no haya mencionado cuántos videojugadores existen en México, ni cuáles sus rangos de edades ni mucho menos cuáles son las plataformas que más se utilizan. Ni hablar de las ganancias que representa la industria de los videojuegos en México, dicho sea de paso, superiores a las generadas por la exhibición de películas en las salas de cine nacionales.

Es más, hasta me recuerda a la iniciativa para crear la Ley Federal de Clasificación y Fomento a los Videojuegos que presentó el diputado panista Antonio Vega Corona durante la LX Legislatura de la Cámara de Diputados, de la cual formó parte, pero con ciertas diferencias.

Insisto, no es usted quien plantea adaptar a México el sistema de clasificación de Estados Unidos (ESRB) y europeo (PEGI). Soy yo quien ha visto que las funciones de control parental en consolas como Xbox 360 y PlayStation 3 cuya interfaz en español no permite la reproducción de videojuegos, películas ni el uso de aplicaciones en línea (de acuerdo con la clasificación del ESRB) cuando se les configura para tal cosa. Lo invito a que le pierda miedo a la consola de su hijo.

En cambio, me intriga saber que hará respecto a los juegos diseñados para smartphones y tablets. ¿Cómo hará para regular los dispositivos que no menciona en la iniciativa de Ley Federal de Clasificación de Videojuegos?

Me parece perfecto que los menores de edad no puedan comprar o alquilar videojuegos no aptos, según la clasificación que propone, sin por lo menos ir acompañados de un adulto. Es buena medida presentar la credencial de elector para hacerlo en casos que la edad no sea evidente, aunque siempre habrá una forma de escapar a dichas disposiciones, y no lo digo por los distribuidores, sino por los menores.

Aquí entre nosotros, le pregunto. Los libros que hablan de muerte, discriminación y violencia ¿también serán vendidos a quienes comprueben mayoría de edad? Y sobre la música que habla de las mujeres como si fueran objetos y del ascenso en el mundo de las drogas, ¿las portadas de sus discos también tendrán etiquetas para informar de su contenido? Aquí se lo plantea Rodrigo Diez.

Quisiera preguntar algo que no especifica en su propuesta: ¿Quién o quiénes estarían a cargo de la clasificación de los videojuegos? ¿La Subsecretaría de Normatividad de Medios, la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía? ¿Invitará acaso a la ciudadanía para participar, preguntará a los padres de familia?

No es usted Senador, quien considera que productores y distribuidoras de videojuegos puedan ser multadas hasta con 5 mil salarios mínimos, o el doble si reincide, en caso de no cumplir con la Ley Federal de Clasificación de Videojuegos. Soy yo quien cree que cumplirán la legislación y no registrarán pérdidas en sus libros de contabilidad, pero también quisiera saber cual será la tarifa para el trámite de inclusión al Registro Federal de Videojuegos, ¿a qué se destinará? ¿Aplicará para todos los videojuegos o sólo para aquellos que se publiquen después de la posible publicación de la ley en el Diario Oficial de la Federación?

No es usted Senador, quien no especifica nada acerca de los juegos en redes sociales, de los videojuegos en línea ni de los contenidos descargables a través de internet o de los sistemas de multijugador online. Soy yo, suspicaz, quien cree que esto puede ser una ventana por la cual se vislumbre la posibilidad de legislar los contenidos de internet y con ello, posteriormente, la interacción en Twitter o Facebook y pronto no tengamos acceso a cualquier material en la web que la Secretaría de Gobernación no considere adecuado.

Sin embargo eso es lo más preocupante, una dependencia que controle formas de entretenimiento y expresiones artísticas. Que la misma secretaría que rige la política interna, y ahora la seguridad, sea quien decida las películas que podemos ver, los videojuegos que podemos jugar y, a este paso, considerar la opción de que también controle la música que podemos escuchar y los libros que podemos leer.

No es usted senador Carlos Puente quien posiblemente impulsa la Ley Federal de Clasificación de Videojuegos como padre preocupado. Soy yo quien cree que dicha legislación resta responsabilidades a los padres y les merma la oportunidad de acercarse a sus hijos, de que conozcan sus gustos e intereses y se involucren en su desarrollo.

No es usted Senador, pues prefiero darle el beneficio de la duda y creer que presentó la iniciativa con buena intención y quizá con cierta ingenuidad. Soy yo quien prefiere tener opciones y elegir no tomarlas, a no tenerlas.

Insisto Senador, no es usted. Soy yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s